Agresión que no se detiene: ¿Qué debe pasar para un cambio?

En la conmemoración del Día Internacional de la No violencia de la mujer, hablamos de lo que aún falta en la sociedad.

Por:
23 Nov, 2022. 13:30 hrs


Getty Images.

Este viernes 25 de noviembre es el Día de la NO violencia contra la mujer. Se espera que la fecha genere conciencia y cambios, porque hasta hoy las cifras de maltrato físico, sicológico, económico y sexual aumentan en el mundo y Chile cuenta con cifras alarmantes.

Que alcemos la voz, que pidamos reivindicación de derechos y que se nos vea como seres iguales a los hombres en términos humanos. Al parecer solo ha generado cambios parciales y lo digo así, porque cuando toca leer informes de Violencia contra la Mujer de parte del sexo masculino, los números demuestran que nos ven aun como seres inferiores dignas de ser vulneradas en nuestra integralidad.

Suena como de otro planeta, sin embargo, los números no mienten. Según la OMS una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual (736 millones de mujeres). Casi un tercio de ellas tienen entre 15 a 49 años y los agresores en su mayoría son sus parejas.

Respuestas para estar triste realidad nacional

La última estadística de Violencia intrafamiliar (VIF) entregada por Carabineros que comprende del 1 de enero al 31 de julio, las denuncias recibidas alcanzan a las 162.079, lo que significa un aumento del 9% en comparación al mismo periodo de 2021.

Estos casos se desglosan en 51.889 denuncias formales recibidas y en 10.190 detenciones por causas vigentes.

Para Isabel Puga sicóloga clínica y presidenta del Colegio de Psicólogos de Chile, la violencia contra la mujer ha mostrado un alza porque se está visibilizando mucho más que en años anteriores. Además, existe mayor sensibilidad hacia el sexo femenino y también en las estadísticas se comenzaron a contabilizar las relaciones informales (antes solo incluía pololeos, matrimonios y convivientes).

Cabe señalar que este flagelo que puede darse de forma: física, sicológica, sexual y económica no se puede asociarse al nivel sociocultural o socioeconómico, ya que afecta a todos los sectores por igual. No obstante, sí se hace más proclive en parejas que sufren hacinamiento, cesantía, falta de dinero y bajo acceso educacional/cultural. “En estos segmentos es más fácil identificar por las denuncias y en estratos altos éstas no se realizan, ya que implica un reproche social, es decir, es mal mirado”, dice la profesional.

Violencia Mujer

Getty Images.

Banderas rojas

Isabel Puga antes de hablar de las conductas a las que se debe estar atenta respecto a un potencial agresor, hace un alcance y señala que antes de darle la responsabilidad a la mujer de observar el los actos de su compañero. Es necesario que las personas que conviven a la posible víctima también estén en alerta frente a los cambios que pueda tener ese ser querido, ya que muchas veces, no cuenta o normaliza ciertos actos de su pareja. “Si esta persona se comienza a aislar, tiene comportamientos erráticos o denota tristeza es vital generar acciones protectoras y contenedoras que permitan estar presente si esta persona es violentada. La idea es que la comunidad la ayuda y no crean que haciéndolo intervienen en su libertad”.

Ojo si un hombre …

Menosprecia o ignora tus emociones.

Insulta, humilla o subestima a las mujeres, de forma general.

Te humilla, menosprecia, insulta o chilla en público o en privado.

Amenaza con posibles daños hacia ti o hacia tu familia.

Agrede físicamente en alguna ocasión.

Te aísla de familiares o amigos.

Es exigido u obligado a mantener relaciones sexuales.

Controla tus gastos y tu dinero.

Toma decisiones por ti.

No te deja trabajar.

Te amenaza con que te quitará a tus hijos, si lo dejas.

7 años de espera…

Las investigaciones muestran que en promedio una mujer se demora 7 años en denunciar a su agresor y comprende este tiempo por lo siguiente: “Luego de la violencia sistemática ella pasa por varios procesos, ellos ellos el duelo que dura aproximadamente 3 años. Acá se da cuenta que su relación no tiene ninguna posibilidad y esa ilusión que tenía de tener una relación sana y duradera se desmorona.

Asimismo se deben sumar años en los que la persona toma conciencia que ha permitido que le hagan daño y eso también le genera dolor pues implica un nulo autocuidado. No hay que olvidar las veces que la mujer da oportunidades a su pareja que ha prometido cambiar y eso la vuelve a ilusionar. Si lo vemos de esa manera se suman los 7 años”, indica la presidenta del Colegio de Sicólogos de Chile, quien agrega que para acortar este espacio son necesarias las redes de apoyo que la hagan ver la realidad y la insten a denunciar, pues lo que vive no es normal.

Violencia Mujer (1)

Getty Images.

Secuelas y reparación

Las consecuencias que deja un maltrato sostenido a juicio de Isabel Puga son graves, ya que se trata de un estrés post traumático, donde la emoción protagónica es el miedo. “Una vez que la mujer corta el vínculo tóxico con el agresor tiene temor a relacionarse con otros hombres. A salir y encontrarse con él, a no ser autosuficiente y a ser débil y recaer en ese pasado que revive a cada instante.

Aquellos pensamientos y sensaciones generan ansiedad, angustia, depresión, labilidad emocional, hipersensibilidad, hipervigilancia, trastornos del sueño, entre otros síntomas difíciles de manejar y que perduran por largo tiempo. Dicho estado requiere no solo de una sicoterapia, sino que también un acompañamiento de otras personas o profesionales”.

En este caso la psicóloga agrega que lo primero que se debe generar en ella es una sensación de protección y que el agresor no volverá a atacarla. Sin embargo, cuando hay hijos de por medio esta necesidad de que se sienta tranquila se ve empañada al tener que compartir custodias, visitas a tribunales o acuerdos relacionados con los niños.

La terapia contra la violencia

Respecto a la terapia Isabel indica que lo apropiado es que esté a cargo de un equipo multidisciplinario porque reparar violencia física, sicológica, sexual y económica o de abuso de conciencia es difícil. “Lo que buscamos en una primera etapa es que la mujer entienda cómo se generan las relaciones de poder, los cuales están instalados en construcciones de identidad femenina y mandatos generacionales dados en la misma familia».

Es vital escarbar su origen, pues ahí podría estar la respuesta a lo que ella ha permitido o considerado “normal” dentro de lo que ocurre en una relación de pareja. También se estudia su visión personal de lo que es una pareja, sus expectativas y los deberes ser impuestos aunque signifiquen ponerse en riesgo. Una vez que tenemos esa información reformulamos y reestructuramos la forma de ver la pareja, la cual ha construido a lo largo de su vida. La terapia es larga y requiere de trabajo individual y grupal incluyendo hijos y otros familiares.

La sicoterapia incentiva a que la víctima tenga un rol activo en su recuperación y esto significa que aprenda a cuidarse, a potenciar su autoestima y a estimular su autonomía. Además, se empodere frente a la figura masculina y la sociedad. Asimismo, se insta a trabajar su conducta en distintos escenarios a los que se puede enfrentar en el futuro.

Violencia en el pololeo

También este flagelo va en aumento y la razón tiene ver con que se dejó de normalizar conductas que existen entre los jóvenes que cada vez se tornan más agresivos a causa de la inmediatez con la que viven. “En la actualidad los jóvenes no tienen paciencia, las redes sociales les hace tener una visión errónea de la realidad y su tolerancia a la frustración es casi nula. Sin embargo están más informados y las mujeres más fuertes por lo que si existen más denuncias”, dice Isabel Puga

Agrega que aunque la mujer actual tenga mayor conocimiento de su rol y sus derechos, esto no significa que no percate ciertas características de un posible agresor porque pueden verse minimizadas con su propia historia y el significado de como “deben ser las relaciones”.

Señales de alerta:

1. Ignorarte los días en que están enojados

2. Chantajear si te niegas a hacer algo

3. Humillarte, menospreciarte

4. Manipularte para obligarte a hacer o decir algo

5. Celos por todo lo que haces

6. Control sobre dónde vas y como te ves

7. Intrusión al ver tu teléfono o rastrear ubicación

8. Aislamiento alejándote de tus amigos y familiares

9. Intimidación llamándote loca e infundiéndote miedo

La sicóloga aconseja que los padres o cuidadores de jóvenes que estén siendo agredidas tienen la misión de activar y contener para que se aleje de la relación tóxica, aunque sea difícil porque ellas están cargadas de mucha ilusión. No obstante, crear una red de apoyo con familiares, amigos e instituciones especializadas es vital ara cortar lo antes posible ese vínculo que puede ser un peligro. Sugiere también no naturalizar comportamientos agresivos y visibilizarlo como un problema importante.

Violencia Intrafamiliar2

Créditos: Getty Images.

Fono Familia de Carabineros: 149

Policía de Investigaciones: 134

Fono de orientación y ayuda por violencia contra las mujeres: 1455

Fono Denuncia Segura: 600 400 0101

WhatsApp Mujer +569 9700 7000

Lee también: ¡El rey del chiste corto! Álvaro Salas ganó el Premio Nacional de Humor 2022

 

 

 



Noticias Relacionadas
Regresar a Noticias
Copyright © 2022 Ibero Americana Radio Chile
Producción musical Cadena Ser, España 2022
Eliodoro Yañez 1783, Providencia, Santiago de Chile.

Contacto comercial


Aviso Legal
Política de privacidad | Política de Cookies
Configuración de Cookies



Ahora Suena

Avenida 88.1

Con Natalia del Campo